¿Qué pasa ahora?

Enterarse de que usted tiene el VIH puede ser difícil. Puede sentirse como si fuera la única persona que le ha pasado esto. Mucha gente aún no sabe suficiente acerca del VIH / SIDA y desafortunadamente persisten muchos mitos respecto a esta enfermedad. Usted puede sentirse triste, enojado(a), confundido(a) o preocupado(a) acerca de su futuro así haya contraído el VIH hace mucho tiempo.

Es importante recordar que usted no está solo(a). En Australia miles de personas están viviendo con el VIH/ SIDA, muchas de ellas de diferentes grupos étnicos.

Aprender a vivir con el VIH/ SIDA puede tomar tiempo y es probable que tenga que hacer cambios en su manera de vivir y trabajar, así como en las relaciones con su pareja, familiares y amigos. Tómese el tiempo necesario para decidir acerca del futuro. No es necesario apresurarse y tomar todas las decisiones a la vez.

Hay muchas organizaciones a lo largo de Australia que pueden ayudarle con información, consejo y apoyo. Muchas de las personas trabajando en estas organizaciones viven con VIH y algunas de estas organizaciones como por ejemplo “Vida Positiva” en Nueva Gales del Sur (NSW), son especialmente para personas VIH positivo, sus familias, compañeros(as) y amigos.

“Mi familia vino aquí cuando yo era muy joven, por lo tanto yo hablo con acento australiano y la mayoría del tiempo me siento australiano. Pero la cultura de mis padres, sus valores y creencias son importantes también para mí. Yo no puedo decirles a ellos que yo soy gay o VIH-positivo, porque no podrían hacer frente a esta situación. Es muy difícil para mis amigos y aun para varios trabajadores de la salud comprender esto. Finalmente yo encontré apoyo en un servicio que tiene muchos clientes de diferentes culturas y ellos comprenden los conflictos culturales a los cuales yo les tengo que hacer frente y convivir”

Discriminación y confidencialidad

Confidencialidad significa que cualquier información que sobre usted tenga una organización de salud y del VIH / SIDA, es privada. Y que ellos no podrán entregar esta información a otros a menos de que usted de su consentimiento.

En Australia, es ilegal que un miembro del personal que trabaja para estas organizaciones difunda sin su permiso a cualquier persona fuera de la organización detalles de su salud, incluso el hecho de que usted utiliza sus servicios.

Esta norma no solo se aplica, para los médicos y enfermeras, sino también para los trabajadores sociales, consejeros, intérpretes y el personal de recepción. Ninguna de estas personas puede hablar con su esposo, esposa, pareja, padres o hijos acerca de su salud sin su autorización.

Algunas veces podrá sentir que muchas personas conocen sus asuntos privados. Por ejemplo, en una clínica usted podrá ver a numerosos médicos, enfermeras y otras personas del equipo médico. Esto es porque en los hospitales y clínicas el personal usualmente trabaja en equipo. Cualquier comentario que ellos hagan entre sí acerca de su estado VIH-positivo es con el propósito de brindarle el mejor tratamiento posible.

Discriminación significa actuar injustamente contra una persona o grupo de personas por su género, orientación sexual, raza, color de piel, problemas de salud o creencias religiosas.

En Australia es ilegal que un trabajador de la salud lo(a) discrimine o rehúse darle servicios si usted:

  • es VIH- positivo(a).
  • no habla inglés o habla inglés con acento.
  • no es ciudadano(a) australiano(a).
  • es casado o soltero.
  • tiene alguna discapacidad.
  • es hombre.
  • es mujer
  • es una mujer que tiene relaciones sexuales con otra mujer, es un hombre que tiene relaciones sexuales con otro hombre, tiene relaciones sexuales con hombres y mujeres o es transgénero.
  • Porque usted es un hombre que tiene relaciones sexuales con mujeres o una mujer que tiene relaciones sexuales con hombres.
  • se inyecta drogas.

Si usted siente que ha sido discriminado(a) o tratado(a) injustamente por alguna de estas causas usted puede presentar una queja. En la sección buscar servicios de esta página de internet están los números telefónicos para comunicarse con el Consejo y /o Comisión Anti-Discriminatoria de cada Estado o Territorio.

El personal de esas organizaciones le dirá a usted si tiene suficientes motivos para presentar una queja formal.

Por presentar una queja formal usted no está creando ningún problema. Todas las personas tienen derecho a un buen servicio y a ser respetadas.

¿A quién le digo?

Esto es a menudo una pregunta difícil. Ser VIH-positivo(a) no es algo de lo cual una persona tenga que avergonzarse. Sin embargo, todavía existen muchos mitos e información errónea acerca del VIH dentro de la comunidad. Y las personas VIH-positivas tienen que pensar cuidadosamente quienes pueden ser sus confidentes. Una regla general es decirle solamente a aquellas personas que necesitan saberlo. Estas pueden ser:

  • Médicos, enfermeras, dentistas.
  • consejeros y otras personas que le puedan proveer cuidados relacionados con el VIH.
  • Parejas sexuales.

Hablar con la gente en la que usted confía y con quienes puedan ayudarlo es importante, con el tiempo usted encontrará quienes son estas personas.

Generalmente usted no necesita comunicarle que usted es VIH- positivo(a) a las siguientes personas:

  • A su jefe.
  • A sus colegas de trabajo.
  • A las personas con quienes comparte la vivienda.
  • A las personas con las cuales estudia.
  • A las personas con las que socializa.

Dependiendo del estado o territorio en que viva, la ley puede requerir que usted informe a cualquier pareja sexual de su estado HIV positivo incluso si su intención es tener sexo seguro. El Consejo del SIDA en la mayoría de los estados o territorios será capaz de aconsejarle más. Para información actualizada acerca de la ley y el VIH, contacte el Centro Legal para el VIH/SIDA en: www.halc.org.au.

Decirle a alguien que tiene el VIH puede ser difícil. Hable con su médico para pedirle consejo.

“Cuando por primera vez supe que era VIH-positivo estaba muy asustado. Yo no sabía nada acerca del VIH / SIDA y no sabía nada acerca de los servicios o donde podía ir para informarme. Yo termine diciéndole a algunas personas de mi estado VIH-positivo, a las cuales no tenía que decírselo. Ellos le contaron a otras personas y rápidamente parecía como si todo el mundo lo supiera. Mi familia no estaba aquí al menos ellos no tuvieron que afrontar eso. Los amigos(as) que tengo ahora no se preocupan porque yo sea VIH positivo y yo asisto a grupos de apoyo de jóvenes con VIH. Aun hoy le digo a la gente que soy VIH positivo, pero soy más cuidadoso con quien hablo acerca de eso.

Que pasa si no soy residente Australiano

Todas las personas que presentan una solicitud de residencia permanente en Australia deben someterse a la prueba del VIH y otras pruebas de salud. Las leyes y regulaciones para ser un residente permanente son complejas.

Si usted está aplicando o ya aplico a la residencia, es muy importante que tenga un consejero legal.

Comuníquese con el Consejo del SIDA de su estado o territorio tan pronto como sea posible. Estos Consejos del SIDA cuentan con personal que lo puede ayudar con los asuntos de inmigración o aconsejarlo sobre la mejor manera de obtener ayuda.