El sistema de salud en Australia

El sistema de salud es un término usado para describir muchos de los servicios, organizaciones y personas que proporcionan el cuidado de salud en todos sus aspectos. Estos incluyen médicos generales (GPs), enfermeras/os, especialistas, hospitales, trabajadores sociales, intérpretes y otros servicios de salud.

Encontrar la información y servicios que usted necesita puede parecer una tarea abrumadora, especialmente si usted no se siente bien o su inglés es limitado. Siendo una persona con hepatitis C, usted podría necesitar hacer uso de algunos servicios de salud que tal vez no haya usado en el pasado. Es importante que sepa que servicios de salud hay disponibles para usted y como accederlos.

Su médico general (GP), enfermero/a o profesional de la salud tienen buen conocimiento de cómo funciona el sistema de salud. Ellos podrán decirle qué hospitales, clínicas y otros servicios hay disponibles en su área.

Funciones de los profesionales de la salud en el tratamiento de la hepatitis C

Médico/a General (GP)

En Australia la mayoría de la gente va a un médico/a local o médico/a general cuando tienen problemas de salud. Cuando vea al médico/a general, pídale información acerca de la hepatitis C y del tratamiento.

Su médico/a general puede prescribirle y supervisar los nuevos tratamientos de la hepatitis C en consulta con su especialista. La mayor parte de las personas podrán recibir el tratamiento directamente de un médico/a general. Sin embargo, pacientes con daño serio en el hígado, otro tipo de enfermedades en el hígado, otras enfermedades graves, o que han estado bajo el tratamiento para la hepatitis C en el pasado, serán derivados a una clínica del hígado (liver clinic) o a un especialista para el tratamiento.

Si usted prefiere, puede elegir un médico/a general que hable su idioma o que trabaje cerca de su hogar o trabajo. Esto puede ser muy conveniente cuando esté en tratamiento para la hepatitis C.

Si su médico/a general factura con cargo al Medicare (bulk billing) su visita será gratuita porque Medicare le paga al médico/a general. Si su médico/a general no factura con cargo al Medicare (bulk billing) usted deberá pagarle al médico/a general y luego puede reclamar parte del pago al Medicare.

Clínica del hígado (Liver clinics)

Las clínicas del hígado son parte de los hospitales y proveen tratamiento y servicios de apoyo a las personas con cirrosis (daño grave en el hígado), personas que han realizado tratamientos para hepatitis C en el pasado, o tienen otros problemas de salud.

Hay clínicas del hígado en áreas metropolitanas y regionales. Usted puede contactar a la clínica directamente para hacer una cita, pero para atenderla necesitará una carta de su médico/a general.

Especialistas

Un especialista es un doctor/a que está entrenado en un área particular de la salud. Para la hepatitis C, hay especialistas del hígado. Algunos de estos especialistas están localizados en las clínicas del hígado y otros en práctica privada. Para ver a un especialista debe tener una carta de remisión de su médico/a general y hacer una cita.

Los especialistas de la clínica del hígado facturarán con cargo al Medicare (bulk billing) por su visita, así no tendrá que pagar la consulta.

La mayoría de los especialistas en práctica privada no facturan con cargo al Medicare (bulk billing) pero algunos hacen excepciones para los pacientes que tienen la Tarjeta del Cuidado de la Salud.

Médico en entrenamiento para ser especialista (Residente)

Un médico/a residente es un doctor/a que está haciendo entrenamiento adicional para ser un especialista. Algunas veces tal vez vea a un médico/a residente en lugar de su especialista cuando visite la clínica del hígado. Un médico/a residente trabaja bajo la supervisión directa del especialista.

Enfermero/a

Las funciones de los enfermeros varían en las diferentes clínicas del hígado. En algunas le brindarán información acerca de la hepatitis C y le explicarán acerca de su tratamiento, así como le ayudarán a manejar cualquier efecto secundario. En otras clínicas, los enfermeros harán las primeras evaluaciones como análisis de sangre o el Fibroscan.

Intérpretes

Intérpretes pueden estar presentes durante las consultas con su médico/a, enfermero/a u otros profesionales a cargo del cuidado de su salud.

El trabajo del intérprete es traducir todo lo que usted y el profesional de la salud se digan el uno al otro.

Avise en recepción que usted necesita el apoyo de un intérprete cuando este concertando la cita con el médico.

Un intérprete no contribuye a la discusión de ninguna manera. Teniendo un intérprete usted puede:

  • entender todo lo que le estén diciendo;
  • estar seguro que todo lo que usted dice será entendido;
  • hacer preguntas y obtener respuestas; y
  • ser capaz de entender y aceptar hacerse los exámenes o tratamiento.

A mucha gente no le gusta tener intérpretes, especialmente para temas personales o temas de salud delicados. Usted puede estar preocupado de que el intérprete sea alguien que usted conoce en su comunidad o incluso ser un amigo que no sabe que usted tiene hepatitis C. Como todos los demás profesionales de la salud, los intérpretes DEBEN proteger su confidencialidad.

Siempre trate de evitar tener personas que no estén capacitadas como intérpretes. Ellos pueden no darse cuenta de la importancia de su confidencialidad y es poco probable que tengan el entrenamiento correcto como intérpretes (especialmente en información médica). Puede tener presente un amigo o pariente durante las citas, sin embargo, amigos y parientes no deben interpretar para usted.

El Servicio Telefónico de Intérpretes está también disponible en toda Australia. Un enlace telefónico será hecho entre usted, su profesional de la salud y un intérprete capacitado. Este servicio es llamado TIS (Telephone Interpreter Service - Servicio Telefónico de Intérpretes) y lo puede usar llamando al 131 450. El servicio es gratuito y no necesita ser reservado por adelantado.

Trabajadores sociales y consejeros

Tener el apoyo de amigos, familia y su pareja es importante. Sin embargo, habrá momentos en que usted querrá conversar con alguien que entienda lo que es vivir con hepatitis C. Muchos servicios tales como los organizaciones o Consejos de la Hepatitis, hospitales, clínicas del hígado tienen consejeros y trabajadores sociales con quienes usted puede hablar acerca de la hepatitis C.

Ver a un consejero/a o trabajador/a social no significa que no sea capaz de enfrentar las dificultades de su vida, sino que le provee una oportunidad de hablar de cómo se siente emocionalmente y encontrar soluciones a algunos de los desafíos que pueda estar enfrentando. Depende de usted decidir si desea ver a un consejero/a.

Su consejero/a o trabajador/a social pueden:

  • ayudarlo a encontrar servicios apropiados;
  • proporcionar apoyo emocional;
  • ayudarlo a decidir con quién hablar de su diagnóstico;
  • ir con usted a algunas citas; y
  • explicar cosas que usted no entiende

Nutricionista (dietista)

Los nutricionistas (dietistas) aconsejan a las personas sobre alimentación y nutrición. Ellos recomiendan dietas para personas con necesidades diferentes (ej. diabetes, reducción de peso, aumento de peso, problemas del corazón, alergias, trastornos en la alimentación, colesterol alto) y esto puede ser especialmente valioso para vivir bien con hepatitis C crónica.

Recuerde:

Es responsabilidad del profesional de la salud proveerle información de una manera que usted la entienda. Si hay algo que no entiende, pida que le repitan la información o solicite un intérprete.

Es su responsabilidad decirle al doctor/a sobre cualquier problema de salud actual o del pasado, como también de cualquier medicina que esté tomando, esto incluye medicinas tradicionales, acupuntura, homeopatía, terapias de hierbas, vitaminas y suplementos dietéticos.

Si no puede acudir a una cita con su profesional de la salud, en particular con su especialista del hígado, infórmele lo antes posible.

¿Se verá afectada mi situación migratoria por tener hepatitis C?

Tener hepatitis C no debería afectar su situación migratoria en Australia. Sin embargo, todos los aspirantes que aplican por residencia permanente necesitan pasar un requisito de salud. Esto incluye una prueba del VIH y una radiografía del tórax. Las leyes y regulaciones acerca de hacerse residente permanente son complejas. Es importante obtener asesoramiento legal de un agente de migración capacitado en lugar de confiar en la familia o amigos.